• 55 4984 4441
  • mercadotecnia@lgc.com.mx
Economia
Alcanza tu libertad financiera invirtiendo en bienes raíces

Alcanza tu libertad financiera invirtiendo en bienes raíces

La mayoría de las personas sueña con dejar su trabajo y disfrutar de los placeres de la vida. Comprarse cualquier lujo, viajar por el mundo, dormir hasta tarde, leer libros, cuidar de la familia o tener una vida tranquila sin que las preocupaciones económicas sean un problema. Esto podemos traducirlo en algo que se llama “libertad financiera”.

La libertad financiera la alcanzamos cuando tenemos la capacidad de vivir gracias a la rentabilidad de nuestras inversiones, de los ingresos provenientes de los activos o de los ahorros. Se trata de vivir tranquilamente, con la capacidad de mantener todos los gastos asociados a nuestro estilo de vida y sin depender de los ingresos de un trabajo.

¿Qué influye para lograr la libertad financiera?

Si queremos alcanzar la independencia financiera, es importante que seamos capaces de establecer expectativas reales, crear un presupuesto mensual y dejar en cero las deudas en tarjetas de crédito, por ejemplo.

Esto significa que debemos vivir con los ingresos que tenemos y dejar de asumir deudas que nos desvían de nuestros objetivos. Una vez que nos hemos liberado de la carga de las deudas y obtenemos los conocimientos necesarios en materia de inversión, llega el momento de dar el siguiente paso.

Inversión inmobiliaria para ser financieramente libre

Existen diversos instrumentos para invertir, pero la mayoría implica asumir altos riesgos y no tener certezas sobre el futuro. Las personas se han dado cuenta del potencial de las viviendas y por eso cada vez hay mayor interés de invertir en inmuebles.

En el mundo inmobiliario, una de cada tres viviendas, la compra un inversionista. Permitiéndoles alcanzar altos niveles de rentabilidad e independizarse financieramente. Lo primero que debemos reconocer es que estamos ante un mercado seguro y en crecimiento, que a pesar de los altibajos que existen, la rentabilidad se mantiene estable y en crecimiento.

El dinero no se devalúa por inflación, a medida que pasa el tiempo, la propiedad toma mayor valor por plusvalía. Al rentar la propiedad obtenemos el retorno de inversión a lo largo del tiempo. Podría decirse que la propiedad se paga sola, con un flujo de efectivo constante.

Llegado el momento podemos vender la propiedad, permitiéndonos vivir a través de ese dinero. Ahora que ya sabes qué es la libertad financiera, recuerda que los principales inhibidores para alcanzarla parten de nuestros hábitos hacia el dinero.

Por lo tanto, una vez que planteamos los objetivos y decidimos el estilo de vida que queremos tener en el futuro, debemos tener gran determinación para alcanzar esa libertad financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *