16 julio, 2019

The Shed: una mega sala cultural sobre ruedas (literal) en Nueva York

www.lgc.com.mx

Un edificio sobre ruedas, bautizado como The Shed, es la última novedad de la ciudad de Nueva York y sede de una institución artística en la que se han invertido 500 millones de dólares. Con este complejo, la ciudad pretende seguir al frente de la vanguardia cultural.

Ideado para acoger todo tipo de eventos, desde conciertos, obras de teatro, exposiciones o conferencias en sus ocho pisos de altura y 18,500 metros cuadrados, The Shed se ha presentado al mundo como una organización que recibirá con los brazos abiertos a una nueva generación de artistas, de todos los campos y de variado origen.

Como explicó el 3 de abril pasado en el evento de inauguración la arquitecta principal de The Shed (El cobertizo, en español) Elizabeth Diller, esta pieza está situada sobre seis ejes con un total de ocho ruedas ferroviarias de casi dos metros de diámetro que permiten que la estructura se mueva hacia adelante para duplicar el espacio diáfano destinado a los mayores eventos, denominado The McCourt.

The Shed
La estructura necesita de 12 motores que suman una potencia de 180 caballos, y puede quedar completamente desplegada en cinco minutos. (AFP / Spencer Platt /Getty Images North America)

Se trata de un enorme ‘cascarón’ de 37 metros de altura, fabricado con materiales traslúcidos en colores plateados, que recubre parte de la construcción, como un envoltorio abombado que tiene el objetivo de proteger su frágil contenido.

«El edificio tenía que ser muy flexible, hasta el punto de que se pudiera cambiar su tamaño bajo demanda», apuntó Diller, que señaló que se comenzó a trabajar en el diseño de The Shed hace más de una década, en 2008, para crear una infraestructura «ágil e inteligente».

The Shed
The Shed es un enorme ‘cascarón’ de 37 metros de altura. (AFP / Kena Betancur)

Una vez desplegado, The McCourt, en honor al empresario Frank McCourt que donó 45 millones de dólares para el proyecto, suma 1,600 metros cuadrados de un espacio insonorizado y de temperatura regulable, y con una capacidad total de 1,250 personas sentadas o 2,000 de pie.

La cubierta se mueve sobre rieles, un detalle con el que se rinde homenaje al lugar que ocupa el edificio, sobre una antigua zona de aparcamiento de trenes, que este año se ha transformado radicalmente para convertirse en una de los centros neurálgicos de Manhattan.

The Shed
The Shed puede acoger todo tipo de eventos, desde conciertos, obras de teatro, exposiciones o conferencias en sus ocho pisos de altura y 18,500 metros cuadrados. (AFP / Spencer Platt / Getty Images North America)

www.lgcrealestateschool.mx

La novedosa estructura necesita solo de 12 motores que suman una potencia de 180 caballos -un Toyota Prius tiene un motor de 134 caballos-, y puede quedar completamente desplegada en cinco minutos.

«Hay muchas instituciones excepcionales en esta ciudad. Algunas de ellas tienden a centrarse en el pasado, pero The Shed es sobre el futuro», dijo en el acto de presentación del centro Jon Tisch, vicepresidente del consejo de dirección del recinto.

Un recinto más en Hudson Yards

The Shed es el último de los edificios que se han inaugurado que forman parte del colosal proyecto inmobiliario de Hudson Yards, descrito como el «nuevo barrio» de la zona oeste de Manhattan, formado por un centro comercial de 90,000 metros cuadrados, seis rascacielos, un colegio, y varias hectáreas de zonas ajardinadas.

The Shed
Elizabeth Diller, la arquitecta principal de The Shed. (AFP / Kena Betancur)

Ahora, se le suma este centro cultural, que además del edificio McCourt, cuenta con dos pisos de galerías que suman más de 2,300 metros cuadrados, un teatro con 500 butacas que puede quedar dividido en dos, y amplios espacios abiertos de otros 1,300 metros cuadrados para acoger reuniones de artistas con el objetivo de impulsar la innovación.

Este 5 de abril, The Shed arranca su programa con una serie de cinco noches de conciertos, Soundtrack of America, un evento ideado por el director de cine británico Steve McQueen, que celebra el impacto y la historia de la música afroamericana en Estados Unidos.

Además, a partir del sábado 6 de abril y hasta el 2 de junio, una actuación en vivo en combinación con una exposición rendirá homenaje a artistas de la talla de Steve Reich o Gerhard Richter, mientras que la islandesa Björk ofrecerá conciertos donde fusionará música con efectos visuales a partir del 6 de mayo y hasta el 1 de junio.

También podrá verse sobre el escenario a Norma Jeane Baker of Troy, de la poeta canadiense Anne Carson, protagonizado por Reneé Fleming y Ben Whishaw.

A estos eventos, y a los que ofrecerá en el futuro, tendrán acceso gran parte de los neoyorquinos, y no sólo los de gran poder adquisitivo como suele suceder en la ciudad de los rascacielos, con una porción de sus entradas que se podrán adquirir por 10 dólares, de acuerdo con la organización.

Fuente: Obras Web

Comments

comments