Noticias

El siguiente paso ¿viviendas compartidas para los jóvenes?

 

 

Por Mundo Inmobiliario

 

Solucionar el tema de la vivienda, también se puede abordar desde la movilidad, implica tener opciones de transporte que den una mejor calidad en los traslados o bien, si una vez acercado el transporte a las zonas donde viven las personas no es suficiente, se debe optar por acercar la vivienda a las zonas de trabajo. Ante esto, están surgiendo nuevas modalidades de vivienda que si bien, aún son un piloto, podrían representar una verdadera opción sobre todo para los jóvenes profesionistas tanto de la ciudad, como provenientes de otras entidades del país o de otros países.

Ante esto, Onésimo Flores, desarrolló el modelo de Covive que se trata de un coliving donde las personas cuentan con su habitación y comparten áreas comunes que por el precio que pagan de renta no podrían acceder a prácticamente una casa completa.

Al respecto, comenta que “hay dos formas de entender el problema del encarecimiento de vivienda y uno es construir donde al tierra vale cero, es decir, el modelo que han tenido muchos desarrolladores de vivienda que son asequibles porque están ubicados lejos de donde están las oportunidades de empleo y otra manera, es incrementar la densidad, construir edificios cada vez más altos porque al ver más unidades en el mercado el precio debería de bajar, los dos modelos han probado ser no sustentables y poco escalables en la Ciudad de México”.

Salvador Herrera, director de Urbanística considera que el modelo de coliving no es para todos, se convierte en una alternativa de vivienda y hay una gama de posibilidades siempre y cuando se transforme la industria de la vivienda que está acostumbrada a la vivienda nueva y ahora, “debemos transitar a la rehabilitación, mejoramiento, aumento de densidad moderada, segundo espacio de cohabitación en una vivienda unifamiliar, donde se puede generar un nuevo espacio en el techo o patio trasero”.

En complemento, asegura que se trata que el desarrollador sea el dueño de la casa, pero la industria inmobiliaria analiza los aspectos macro y no micro, la tendencia debe ser ir hacia los proyectos más pequeños porque son más fáciles de insertar en la ciudad. Se necesita una industria que cambie su modelo de operación y de financiamiento, incluyendo a los bancos, donde tengan una cartera de inversión amplia en diferentes puntos de la ciudad en lugar de concentrarla y esa debe ser la nueva tendencia.

“Yo creo que un modelo para explorar es realizar una mezcla en un desarrollo donde haya vivienda en venta para las personas de mayor poder adquisitivo y la vivienda en renta para grupos de menores ingresos, por ejemplo hay un desarrollo donde está un departamento de 120 metros cuadrados en forma de ele y abraza a un departamento de 45 metros cuadrados –sin cajón de estacionamiento- y arquitectónicamente no hay una diferencia”.

“El verdadero reto radica en las opciones de financiamiento, lo interesante es lograr esos nuevos esquemas para obtener recursos tanto con los bancos como con el gobierno –subsidios, INVI, Fovissste e Infonavit-. Una de las maneras es el modelo de vivienda con taller o comercio porque ofreces facilidades para que la gente con su actividad profesional que tendrá en el espacio te pague la hipoteca de la casa y les vas ampliando las oportunidades de financiamiento”, ejemplifica Salvador Herrera de Urbanística.

Compartir espacios pero no habitaciones

Ante estas problemáticas, Onésimo Flores se ha dado a la tarea de convertir antiguas casa y departamentos contiguos para generar una propiedad donde se pueda ofertar un número de habitaciones y áreas comunes donde las personas puedan hacer comunidad. Arrancaron su primer ubicación en noviembre del año pasado y han observado buenos resultados. “En esta primera etapa probaron el mercado, desde cómo dividir la propiedad y adecuar los espacios de tal manera que las posibles fricciones sociales se eliminen. Llegamos con el dueño de la propiedad, pagamos un precio de mercado por la renta del inmueble, asumimos el costo de la reconfiguración del inmueble, cargamos con el riesgo de la ocupación y amueblamos la propiedad”.

Nada está escrito porque es un modelo relativamente nuevo en el mercado y por lo tanto, Covive ya está explorando otro tipo de alternativas para tener inmuebles, por ejemplo ya han tenido pláticas con desarrolladores o constructores que podrían estar interesados en edificar desde cero propiedades enfocadas al coliving.

Por el momento es un mercado que todavía no se configura y hay pocos operadores de esta modalidad, Rodrigo Barrera, CEO de Retna Ingeniería considera que apenas se está generando la oferta de coliving porque para que exista el mercado se debe generar la oferta porque la demanda ya existe y es que de acuerdo con estudios de mercado que han generado observan un apetito grande y al momento, ellos cuentan con una lista de espera de aproximadamente mil personas registradas.

“Nuestro primer proyecto en la colonia Verónica Anzures – 34 microlofts- y dos más a punto de arrancar en la Condesa y colonia Del Valle tendremos 140 unidades en total y algo importante a destacar es que es el equivalente a un hotel boutique. Para nosotros el coliving no puede ser muy amplio y eso es perfecto con el tipo de inmuebles en las zonas intraurbanas de la ciudad que se pueden reaprovechar para coliving, no te vas a encontrar muchos predios grandes como donde se están construyendo proyectos inmobiliarios pero lo que buscamos son espacios que den cabida a una comunidad de no más de 120 personas y que estén bien localizados”, afirma Rodrigo Barrera.

El modelo de Wave es remodelar inmuebles y rentarlos, en cada habitación tienen módulos donde la cama se encuentra en la parte superior a la que se accede subiendo escaleras y en la parte inferior de ésta se ubica el clóset y escritorio, del otro lado un área para cocineta y el baño.

Para ambos conceptos en el mercado se contempla área comunes como centro de lavado, cocina, sala, comedor y algunas variables como servicio de alimentos por pedido como el caso de Wave. Una de las ventajas al contar con estas ubicaciones es que el barrio mismo satisface las necesidades de alimentación y entretenimiento.

[box bg=”#000″ color=”#fff” border=”#” radius=”0″ fontsize=”15″]Covive

2 ubicaciones: Jardín Pushkin y Jardín Velarde en la colonia Roma

Cada espacio cuenta con 5 recámaras

Contratos de tres meses a un año

Precios de renta desde 10,000 a 16,500 pesos

[/box]

 

[box bg=”#373737″ color=”#fff” border=”#” radius=”0″ fontsize=”15″]Wave

3 ubicaciones: Verónica Anzures, Condesa y colonia Del Valle

Precios de renta hasta 17,000 pesos

El nivel de ingresos no necesariamente es 3 veces la renta con dos es suficiente

No hay lugar para estacionamiento

[/box]

 

Comment here