15 noviembre, 2018

Prevén repunte débil de construcción; obra pública seguirá castigada

http://bit.ly/premiosinmobiliariosYglobalconsulting

Prevén repunte débil de construcción; obra pública seguirá castigada

Para el 2018 no se espera un escenario de “gran recuperación” en la industria de la construcción, “tal vez un crecimiento de 1%”, debido a que es el último año de la actual administración federal y la coyuntura política genera cierta incertidumbre, además, los recortes presupuestales a la infraestructura se mantienen, advirtió Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), la industria de la construcción se contrajo  1% en el 2017, tras tres años de crecimiento. Los subsectores de edificación y trabajos especializados mostraron cifras positivas (0.5 y 4.7%); sin embargo, la actividad relacionada con la obra pública presentó una caída de 10% y jaló al sector.

El Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción había previsto una contracción de 1%, entre sus razones expuso la caída de la inversión pública y privada, las tasas de interés que duplicaron los niveles del 2015 (inhibiendo el crédito y encareciendo la realización de obras), la expectativa por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que podría impactar negativamente en la inversión en la edificación industrial, comercial y sus servicios.

Para el 2018, de materializarse el mejor escenario para la industria de la construcción previsto por la CMIC —crecimiento de 1%—, el año cerrará con la menor alza sectorial en un año de relevo en el ejecutivo federal desde el 2000, cuando creció 0.5 por ciento.

www.lgc.com.mx

En otros periodos, en el último año de la administración federal se ha observado una aceleración del gasto público, incluido el destinado a obra pública, ante la proximidad de las elecciones, pero este año se prevé que el gobierno mantenga la astringencia en el gasto de inversión con el propósito de lograr la consolidación fiscal.

“Teníamos claro que en todo el 2017 no habría resultados halagüeños, pero lo más importante es que no se ha perdido el interés del sector privado por seguir invirtiendo, que a veces es cauteloso para echar a andar sus proyectos, pero eso no significa que retiren su dinero o que ya no vaya a desarrollar obra en el país”, comentó el presidente de la CMIC, Gustavo Arballo.

Arballo declaró que ha tenido encuentros con representantes de diversas empresas relacionadas con la infraestructura, quienes han manifestado su interés de seguir invirtiendo porque hay buenas oportunidades y, por el momento, solamente aprecian cierta cautela.

“El la edificación, a cargo del sector privado, ha tenido un buen ritmo. Aunque el año pasado tuvo algunos altibajos cerró bien y seguirá siendo un motor. Considero que puede haber cierta saturación, por ejemplo, en vivienda residencial en la Ciudad de México o en Guadalajara. En esos lugares, el enfoque puede cambiar a plantas o parques industriales, pero en el sector hotelero veo una gran oportunidad para nuevas construcciones y renovaciones”, refirió el líder empresarial.

El buen comportamiento del subsector de trabajos especializados para la construcción durante el 2017  provino del dinamismo que tuvieron algunos estados para el mantenimiento de parques, edificios públicos, áreas urbanas o cimentaciones de obras de diferente uso, inicio de una actividad que se podría acelerar en los siguientes meses.

Fuente: El Economista

Comments

comments