21 mayo, 2018

INCERTIDUMBRE POR LA SALIDA DE CARSTENS

Photo Credit To Vanguardia

Como si no fuera ya motivo de tensión la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos –misma que se ha reflejado en la moneda nacional al llegar ésta a cotizar el promedio de las veinte unidades-

El día de ayer hubo una ligera tensión en los mercados nacionales y también latinoamericanos y desde luego chinos al anunciarse la salida de Agustín Carstens, gobernador del banco de México.

El motivo parece algo así como una broma del día de los inocentes: “Tengo un nuevo empleo”

Si bien su alta como gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), que es su nuevo empleo no se dará hasta ocubre del próximo año, al parecer la muy anticipada salida del economista ha tambaleado una economía que si bien no es la más importante, es ahora cuando en una situación como esta, se ve la verdadera relevancia de la economía mexicana dentro del mercado mundial.

 

Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) indicó que las decisiones de la autoridad monetaria no sólo las toma Carstens, sino la “Junta de Gobierno, la cual está bien constituida, con políticas internas fuerte, lo importante es la institución y esa seguirá con independencia de las personas”.

Jaime Reusche, analista de riesgo soberano de México para Moody’s, indicó que sobre el país pesa un largo antecedente de continuidad de sus políticas económicas, por lo que se advierte que así continuará siendo en el futuro próximo pese al cambio en la dirección del Banco de México.

Luego de anunciar su renuncia, Carstens descartó que deja su puesto por conflictos o diferencias con el ejecutivo federal, ni que esté buscando una salida al contexto complejo económico y de incertidumbre que se enfrenta en el país.

MALOS AUGURIOS

En la más reciente encuesta del Banco de México a analistas privados destacaron tres malos presagios para la economía mexicana en 2017.

En primer lugar, los analistas redujeron el pronóstico de crecimiento, que por primera vez está debajo del 2 por ciento. El estimado pasó de 2.26 por ciento en octubre, a 1.72 por ciento en la encuesta de noviembre.

La serie de previsiones para 2017 comenzó en diciembre de 2014 con un pronóstico de 4.18 por ciento.

El segundo mal presagio fue el tipo de cambio, que ajustaron fuertemente al alza al pasar de 18.65 pesos por dólar, a 20.89 para el cierre del próximo año.

Y el tercero fue la inflación, que según la media de las respuestas de los encuestados quedará por encima de la meta del Banco de México de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

Estiman que la inflación sea de 4.01 por ciento, al ajustar el pronóstico de octubre que era de 3.27 por ciento.

En tanto que en la tasa de fondeo, los especialistas consultados esperan que el próximo año cierre en 5.55 por ciento. Actualmente se encuentra en 5.25 por ciento.

En la encuesta se consultaron a 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 22 y 30 de noviembre.

 

Mientras a ver que de estos pronósticos se ven como cierto se especula que la verdadera salida de Carstens es por la llegada de Trump al país vecino del norte.

Con información de El Financiero.

 

Comments

comments